You are here: Home » Guía Ahorrista » La Cuenta Corriente

La Cuenta Corriente

cheque

Una cuenta corriente bancaria es un contrato realizado entre una persona o empresa y una entidad financiera o bancaria, en el cual el primero se compromete a depositar dinero, y el segundo a garantizar liquidez y otros servicios a su cambio.

Este dinero puede ser girado posteriormente a través de cheques, o bien puede retirarlo mediante un cajero automático, o bien, hacer pagos con tarjeta de débito, pagos automáticos de cuentas de servicios, entre otros.

El banco está obligado, por contrato, a realizar los pagos correspondientes para cada una de estas transacciones, pero sólo si es que hay dinero en la cuenta o mientras exista una cantidad de dinero disponible en una línea de crédito asociada a la cuenta.

De esta manera, el contrato obliga al cliente a mantener dinero en la cuenta o bien pagar la línea de crédito cuando haya sido utilizada. El contrato de cuenta corriente bancaria se entiende que es autónomo, bilateral, consensual, normalmente oneroso y de ejecución continuada.

Actualmente, se utilizan cheques y tarjetas como medios de pago más usuales que están asociados a una cuenta corriente.

A su vez, cada banco tiene sus requisitos para la apertura de una cuenta corriente. Por lo general la entidad se encarga de verificar la capacidad de pago y el origen de los ingresos.

La otra característica a destacar es que, si el cliente incurre en una deuda mayor a la acordada con el banco (“giro en descubierto”) y demora en pagarla, debe abonar intereses o punitorios.

20 comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top